19 de Marzo de 2018 432 Visitas

Nutricionistas alertan sobre los datos de la Encuesta Nacional de Salud

La última Encuesta Nacional de Salud, ENS 2016-2017 (datos preliminares) reveló que el 39,8% de la población chilena tiene sobrepeso, 31,2% es obeso, 3,2 es obeso mórbido y solo el 24,5% de la población, tiene un peso normal.

Considerando que la obesidad conlleva otras enfermedades como la diabetes e hipertensión arterial, patologías que son el principal factor para desarrollar una enfermedad renal crónica, ERC; los datos arrojados por la ENS 2016-2017 resultan preocupantes.

Al respecto, las nutricionistas Valeria Aicardi y Pilar Cuitiño, integrantes del Comité de Nutrición de la Sociedad Chilena de Nefrología, manifestaron su preocupación por los datos arrojados por la ENS 2016-2017, respecto al aumento del sobrepeso y obesidad en la población chilena. Asimismo,  destacaron la importancia de la educación nutricional para la población y el desarrollo de campañas preventivas, así como el avance hacia la segunda fase de la Ley de Etiquetado, la que hará más estrictos la tipificación de los alimentos procesados. 

Valeria Aicardi subrayó en la necesidad de especificar “el tipo de azúcar en los envases y se destaque que la Fructosa es un tipo de azúcar con aporte calórico igual que el azúcar y que los etiquetados especifiquen el significado de Light o sin azúcar añadida”. Asimismo, la nutricionista considera necesaria la intervención y educación nutricional precoz a nivel preescolar, jardines infantiles y colegios y que, en los supermercados, sea una nutricionista quien recomiende a los consumidores los alimentos saludables.

Por su parte, Pilar Cuitiño recalcó en la importancia de la labor de la nutricionista en la prevención y tratamiento de la obesidad y comentó que “la dotación de estas profesionales es insuficiente en todas las áreas de atención, principalmente en atención primaria donde la prevención es clave para educar a la población sobre la lectura del etiquetado y su significado”.

Los desafíos en materia de educación nutricional para los próximos años serán claves para evitar que el daño y costo que causa la obesidad y sobrepeso, siga avanzando rápidamente; derivando en un aumento de la enfermedad renal crónica en la población.