06 de Febrero de 2017 217 Visitas

Aumento de la recurrencia de glomerulonefritis después de la donación de vivo

El trasplante renal confiere resultados superiores para los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal y los riñones de donantes vivos se asocian con resultados superiores en comparación con los riñones de donantes cadavéricos.



El trasplante renal confiere resultados superiores para los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal y los riñones de donantes vivos se asocian con resultados superiores en comparación con los riñones de donantes cadavéricos.

La inmunosupresión moderna ha mejorado las tasas de rechazo y la sobrevivencia de los trasplantes y, como resultado, la recurrencia de la glomerulonefritis ha surgido como una causa importante de pérdida del injerto. Sin embargo, muchas glomerulonefritis tienen un riesgo genético significativo que puede manifestarse a través de mecanismos intrínsecos o sistémicos de daño renal. Por lo tanto, podría hipótizarse de que la predisposición intrínseca heredada a la glomerulonefritis resulté en un mayor riesgo de recurrencia de la glomerulonefritis en los riñones trasplantados de donantes genéticamente relacionados.

En este estudio de Kennard et al., se investigó el efecto de la donación de vivo relacionada con las tasas de recurrencia y los resultados subsiguientes del injerto en 7.236 pacientes con 28 años de seguimiento, de datos obtenidos dle registro de trasplante de ANZDATA. Los datos se analizaron en R (“The R Project for Statistical Computing”) , utilizando el análisis de sobrevida de Kaplan Meier y los análisis ajustados  se realizaron utilizando los métodos de Cox Proportional Hazards. También se analizó un modelo de riesgo competitivo entre los subgrupos.

Las tasas de recurrencia de glomerulonefritis fueron significativamente más altas en los injertos de donantes relacionados vivos en comparación con los injertos de donantes vivos no relacionados o cadavéricos (p <0, 001). En la nefropatía por IgA, el trasplante de riñones de donantes vivos demostró una tasa de recurrencia de 16,7% frente a 7,1% en donantes no vinculados vivos y un 9,2% en donantes cadavéricos (HR: 1,7, IC del 95% 1 · 26-2 · 26, p = 0 · 0005 para los donantes vivos y de cadaver). En la glomeruloesclerosis segmentaria focal, el riesgo de recidiva a los 10 años fue del 14,6% en los donantes relacionados vivos comparado con el 10,8% en los donantes no vinculados vivos y el 6,6% en los donantes cadavéricos (HR: 2, IC del 95% 34-3 · 64, p = 0 · 002 para donantes vivos relacionados y de cadaver). Sin embargo, La sobrevivencia del injerto censado por glomerulonefritis primaria fue superior para los injertos de donantes vivos, relacionados o no relacionados, en comparación con los injertos de donantes cadavéricos.

 Fig. 1.- All GNs: recurrence free survival living related vs living unrelated vs deceased

En conclusión, se identificó un aumento significativo en el riesgo de recurrencia de la glomerulonefritis en la nefropatía por IgA y la glomerulosclerosis segmentaria focal en donantes relacionados vivos en comparación con los donantes de cadaver.

Dr Eduardo Lorca

Referencia:
1.- Increased glomerulonephritis recurrence after living related donation. A. L. Kennard, S. H. Jiangand G. D. Walters. BMC Nephrology (2017) 18:25 DOI 10.1186/s12882-016-0435-z

 

Buscador

 

Próximos Eventos