23 de Abril de 2016 225 Visitas

El gran desafío es prevenir el daño renal crónico

Doctor Edgard Pais Otero

Coordinador Nacional Semana del Riñón Chile 2016

Integrante del Directorio de la Sociedad Chilena de Nefrología

 

La gran noticia del mes es la celebración del Día mundial del Riñón, que se conmemora en todos los países en marzo, excepto en el cono sur de América y en particular en Chile donde se celebra como la Semana del Riñón del 9 al 15 de mayo de 2016, con múltiples actividades de promoción de la salud renal, organizada por la Sociedad Chilena de Nefrología, con el respaldo de la Fundación Renal Infantil Mater, la Asociación de Diálisis y Trasplante de Chile, la Sociedad Chilena de Pediatría y la Corporación de Fomento del Trasplante.

Es la décimo primera campaña a nivel mundial, que busca la toma de conciencia de la importancia del buen funcionamiento de nuestros riñones y de cómo prevenir y detener el daño renal crónico.

Este año se busca despertar el interés en la enfermedad renal en la infancia, en nuestros niños, y en las enfermedades renales crónicas del adulto que pueden iniciarse a muy temprana edad, de manera silenciosa.

La enfermedad renal crónica (ERC) es poco frecuente en los niños, pero produce un gran impacto en la familia, en los padres, es devastador en su crecimiento, con una mayor carga de enfermedad y de mortalidad que la población general.

Según datos de la rama de nefrología de la Sociedad Chilena de Pediatría, en nuestro país la prevalencia de la llamada ERC en menores de 15 años es de 90 pacientes por millón de población, mientras su incidencia alcanza a los 10,6 pacientes por millón de población. A diario son muchos los niños y niñas que llegan a los centros de salud con diferentes manifestaciones de la enfermedad renal, entre otros, de infecciones de la vía urinaria a repetición, que si no se estudia a tiempo puede causar problemas mayores.

La enfermedad renal crónica ciertamente favorece la aparición de la enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de muerte en nuestra población adulta.

Nuestros niños están inmersos en una sociedad de cambios vertiginosos, y su vulnerabilidad se expresa en el aumento de la prevalencia de desórdenes mentales, en el abuso de drogas, en el consumo de alcohol, en el tabaquismo, en el mayor sedentarismo y la obesidad, entre otros.

Con fenómenos adaptativos más complejos en su desarrollo psicosocial, con ciudades poco amigables, donde nos preocupa y ocupa la seguridad,  la falta de áreas verdes para el juego y la recreación, la escasez de tiempo compartido con la familia por las largas y extenuantes jornadas de trabajo de los padres. Es un gran desafío para nuestra sociedad, para nuestros gobiernos, el fomento de la salud mental y física, y los cambios de estilos de vida, de hábitos de alimentación sana, y de vida saludables.

En la ERC es fundamental la prevención. En décadas pasadas, con una mirada de Estado de largo plazo, nuestro país fue capaz de mejorar notablemente los resultados de su programa nacional de salud materno infantil. Hoy las cifras de pacientes adultos con insuficiencia renal crónica avanzada, en terapias de reemplazo renal son alarmantes. En los registros del año 2015, se contabilizan 19.071 pacientes en hemodiálisis, con una prevalencia de 1060 pacientes por millón de población., de los cuales el 52 % son pacientes diabéticos e hipertensos.

Urge la instauración de políticas públicas en salud mental, en protección del medio ambiental, en ciudades a escala humana, más allá del diagnóstico y manejo de la ERC, de la diabetes, de la HTA.

En esta Semana del Riñón queremos extender una invitación a la comunidad en su conjunto para que participe de las distintas actividades e iniciativas que se han preparado y para que conozca sobre esta patología y la forma de prevenirla.

Nuestra Sociedad espera que ésta sea una oportunidad y una instancia de aprendizaje para todos.