25 de Abril de 2016 6516 Visitas

La patología renal infantil será el foco de la Semana del Riñón

“Niños y enfermedad renal, actúa a tiempo para prevenirla”, es el tema en que se centrará este año la Semana del Riñón, que organiza la Sociedad Chilena de Nefrología, SChN, con el respaldo de la Fundación Renal Infantil Mater, la Asociación de Diálisis y Trasplante de Chile, Sociedad Chilena de Pediatría y la Corporación del Trasplante.


El principal objetivo de esta celebración, que se realizará a nivel nacional del 9 al 15 de mayo, es difundir e instalar en la comunidad ideas sencillas tales como qué son los riñones, para qué sirven, en qué consiste la enfermedad renal y cómo prevenirla.

La Dra. Angélica Rojo, nefróloga pediátrica e integrante del directorio de la SChN, dice que “es una de las campañas que mayor éxito ha tenido a nivel mundial y que, con los años, ha generado un fuerte impacto en la sociedad e incluso en el desarrollo de políticas públicas”.

Explica la especialista que los riñones deben cuidase desde una edad temprana, ya que muchas de las enfermedades renales adultas se inician en realidad en la niñez. “Existen muchas causas de daño renal que se presentan en la primera etapa de la vida, a las que se puede ofrecer un tratamiento adecuado si se diagnostican a tiempo”, acota.

Un 10% de la población mundial tiene alguna forma de daño renal y se predice un incremento de 17% para la siguiente década. “Si a esto le sumamos el aumento paralelo de la epidemia de la obesidad y el de otras enfermedades como la diabetes e hipertensión arterial, veremos que estamos frente a un problema de salud pública global. En Chile existen alrededor de 700 niños menores de 15 años diagnosticados con enfermedad renal crónica en sus distintas etapas y un número mucho mayor de niños que se controlan en las unidades de nefrología infantil y que tienen, por tanto, mayor riesgo de desarrollarla”, comenta la Dra. Rojo.

Esto hace que la prevalencia estimada en Chile de enfermedad renal en menores de 15 años sea de 90 niños por millón de habitantes. De ellos, aproximadamente 22% recibe diálisis y 40% es trasplantado renal, tratamiento que tiene indicación en las etapas más avanzadas de la enfermedad. Si bien la diálisis en los niños es una alternativa accesible, es factible en nuestro país desde el punto de vista económico y técnico, está disponible la tecnología así como los médicos tienen la capacidad y conocimiento para prescribirla, ya que está garantizada por el GES, la gran problemática de esta situación es cómo afecta la calidad de vida de estos menores que pasan a ser dependientes de este tratamiento lo que significa una seria limitante para llevar una vida normal.

Además, dice la Dra. Rojo que estos menores no crecen, tienen huesos más frágiles, algunos no pueden ir al colegio, otros no pueden bañarse por la instalación de catéteres, etc. Es por esto que la mejor alternativa para un niño ya diagnosticado con enfermedad renal en etapa terminal, es el trasplante renal. Esto nos hace recordar otro gran obstáculo: la falta de donantes a nivel nacional y mundial.

Recordemos que la enfermedad renal es silenciosa por lo que suele diagnosticarse en etapa avanzada. Por ello, uno de los propósitos de la Semana del Riñón es que la sociedad la conozca y sobre todo que se informe de sus efectos devastadores. “Queremos fomentar conciencia e impactar, en forma individual, en los cambios en los estilos de vida de las personas y, en forma global, en la creación de políticas públicas de prevención”, dice la nefróloga infantil.

Uno de los objetivos es que la gente conozca e integre las que llaman “reglas doradas” para conservar sano el riñón: mantenerse activo, controlar el nivel de azúcar en la sangre, monitorear regularmente la presión sanguínea, comer sano, mantener el peso bajo control, ingerir suficiente líquido, no fumar, no auto medicarse y chequear la función renal si se tiene uno o más de los factores considerados de riesgo. Estos son: bajo peso de nacimiento, malformaciones de la vía urinaria, obesidad, familiares con enfermedad renal, antecedentes de enfermedad renal previa, diabetes e hipertensión arterial.

Cabe mencionar que, según datos de la Rama de Nefrología de la Sociedad Chilena de Pediatría, en nuestro país la prevalencia de la llamada ERC en menores de 15 años es de 90/millón, mientras su incidencia alcanza a 10,6/millón. De hecho, a diario son muchos los niños y niñas que llegan a los centros de salud pública con cuadros de infección urinaria a repetición, patología que si no se estudia a tiempo puede causar problemas mayores. Hay que tener presente que, con el tiempo, la enfermedad renal crónica es una de las principales desencadenantes, por ejemplo, de enfermedad cardiaca con consecuencia de muerte.