03 de Junio de 2015 1402 Visitas

Alimentación saludable, fundamental a la hora de prevenir la Enfermedad renal crónica

"Si no sabes gastar los que comes, difícilmente existirá un equilibrio" así lo mencionó Lilian Mc Kenzie Atalan, Nutricionista con especialidad en el área renal y deporte, y directora de Capacitación del Comité de Nutrición de la Sociedad Chilena de Nefrología, quien  nos comentó acerca de la importancia de  la alimentación como una forma de prevención de la Enfermedad Renal Crónica y del valor que tiene la comida en los pacientes renales, que, en conjunto con una equilibrada vida deportiva, pueden mejorar sustancialmente su calidad de vida.

Lilian actualmente trabaja en la Universidad Finis Terrae, donde se dedica a la docencia e investigación y, a la vez, en el área clínica con atención a pacientes principalmente renales, renales deportistas o que realizan ejercicio físico y trasplantados; a esto le han llamado al área clínica-deportiva. "Soy Nutricionista con especialidad en el área renal y magister en Medicina y Ciencias del Deporte, por lo que he aprendido a equilibrar ambas áreas y fortalecerlas de manera de potenciar el ejercicio físico en pacientes renales y crónicos en general y, por otra parte, comenzar a trabajar con deportistas que han sido trasplantados. Eso será un gran desafío y creo, como se dice en el futbol, estaré en mi área chica”.

Como lo señala la nutricionista, "no hay nutrición sin ejercicio físico y, no existe el deporte y ejercicio físico sin una buena nutrición", es por ello tan importante mantener un equilibrio y "si no sabes gastar los que comes, difícilmente existirá ese equilibrio".

En pacientes renales

Desde el punto de vista nutricional, es importante siempre realizar una evaluación de los deportistas y en especial si son pacientes renales,  con el objetivo de que al realizar ejercicios no pierdan masa muscular, mantengan un porcentaje de grasa adecuado y que los parámetros clínicos no se vean alterados.  "Es difícil lograr un resultado óptimo pero siempre, lo que se priorizará es que no exista una progresión de la enfermedad renal y, si es trasplantado, que los parámetros clínicos tengan una evolución positiva o no se vean alterados".

Algunas  recomendaciones básicas para mantener una vida saludable en pacientes renales según Mc Kenzie son:

  • Un día de la semana, tome un lápiz en la noche y anote horarios y alimentos que consumió. Generalmente se sorprenderá, ya que existe una ingesta que es imperceptible entre los horarios habituales de comidas o, también, pasan extensos horarios en las jornadas de trabajo sin alimentarse o bebiendo sólo café.
  • Respeta tus horarios de alimentación, pase lo que pase. Una ingesta constante hará que tu metabolismo también tenga un gasto constante (desayuno, colación de media mañana, almuerzo, merienda y cena).
  • Lleva colaciones desde la casa. Siempre es mejor que encontrarse con la gran oferta de productos en las cafeterías o kioskos. Puede ser un lácteo, frutas o  frutos secos. Hay que tener en cuenta que si tienes enfermedad renal crónica, la ingesta de la colación debe ser controlada por un nutricionista renal que calcule si la cantidad de proteínas, potasio, fósforo, etc, se adecúan a los requerimientos nutricionales.
  • Evita todo tipo de frituras. Lo único que lograrás es aumentar el porcentaje de grasa y la progresión de la enfermedad renal.
  • No consumas sal ni biosal (alto contenido de potasio). Recuerda que todos los alimentos tienen sodio por lo que no es necesario, muchas veces, agregar sal a ciertos alimentos. El sabor salado tiene un umbral alto en el paladar y este puede ir disminuyendo a medida que reduces el consumo de sal. De esta manera, controlarás de mejor forma tus presiones arteriales.
  • Ejercítate a diario. Realiza pausas activas en el trabajo. Si eres diabético, recuerda que utilizando tus músculos mejoraras el control de tus glicemias y esto, ayudará a reducir la progresión de la enfermedad renal.

Falencias de los pacientes renales respecto de su nutrición

Según la nutricionista, la principal falencia de los pacientes renales es el desconocimiento en lo que se refiere a los tratamientos de la enfermedad. Esta es una patología que la principal causa es nutricional debido a malos hábitos alimentarios en nuestra población derivando en la aparición de enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes mellitus 2 y dislipidemia y, llegando por un mal manejo alimentario – nutricional – farmacológico en Enfermedad Renal Crónica.

Así mismo, mencionó que "los pacientes no presentan manejo en cuanto a horarios de alimentación, manejo de porciones de alimentos, consumo de sal y, aquellos en una etapa más avanzada, en la ingesta de potasio y fósforo, o incluso en un manejo de líquidos a consumir. Es preocupante a lo que nos hemos visto enfrentados como Nutricionistas a nivel de atención primaria en salud, puesto que muchos colegas no se encuentran capacitados en la atención nutricional específica de estos pacientes que pueden ayudar a disminuir la progresión de la enfermedad renal. Como parte del Comité de Nutrición de la Sociedad Chilena de Nefrología, nos hemos hecho cargo de este problema realizando capacitaciones a lo largo de Chile, por medio de diferentes servicios de salud, pero sabemos que no es suficiente y estamos tratando de generar mayores instancias para poder lograr una educación que sea sustentable en el tiempo para nuestros colegas".