21 de Abril de 2015 549 Visitas

"Riñones Sanos para Todos" un desafío país

En un 17% aumentará, en la siguiente década, la Enfermedad Renal Crónica en todo el mundo. Actualmente, más del 10 % de la población mundial sufre de este daño y según la Organización Mundial de la Salud, éste es un tema de salud pública que debe tratarse con urgencia.

Según el último estudio de la Sociedad Chilena de Nefrología del año 2014 existen en Chile 18.160 pacientes enfermos renales en terapia sustitutiva renal hemodiálisis y cerca de mil en diálisis peritoneal; es decir que sólo en terapias de diálisis existen cerca de 20.000 personas sin contar las que se encuentran en etapas tempranas de la enfermedad y que aún no llegan a los tratamientos sustitutivos como lo son la diálisis o trasplante.

A nivel mundial, la importancia de las enfermedades renales suele pasarse por alto. Además, el diagnóstico a menudo se produce en una fase tardía, principalmente porque generalmente la degradación de la función renal es progresiva y silenciosa. Todo esto hace que la prevención sea aún más importante.

Es por ello que el jueves 14 de mayo se conmemora el Día Mundial del Riñón, iniciativa conjunta de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN por sus siglas en inglés) y la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF por sus siglas en inglés) cuyo objetivo es concientizar sobre la importancia de la enfermedad renal.

En Chile, se  realizarán diversas actividades desde el lunes 11 de mayo hasta el domingo 17, donde la Sociedad Chilena de Nefrologia en conjunto con la Corporación del Trasplante, y la Sociedad Chilena de Enfermería en Diálisis y Transplante Renal difunden diversa información de prevención de la enfermedad renal en el marco de la  Semana de Promoción de la Salud Renal “Riñones Sanos para todos”.

En Chile y en el mundo, existe gran preocupación por los temas que hoy son causantes de la Enfermedad Renal Crónica; entre ellos los hábitos de higiene, la falta de hidratación, la existencia de una mala elección de alimentos y bebidas, los bajos niveles de educación en la sociedad, los escasos ingresos, la cesantía, y la falta de políticas públicas de salud. Es por ello, que cada año se hace más relevante la realización de campañas de prevención y de educación  en salud renal; instancias claves para mejorar la calidad de vida de cientos de personas en el país.