22 de Diciembre de 2014 671 Visitas

LA MEDICINA PREVENTIVA REDUCE LOS RIESGOS DE PADECER ERC

Los exámenes de medicina preventiva adulta (EMPA) son esenciales para determinar a tiempo sintomatologías, en ocasiones casi imperceptibles, que bajo el correcto proceder pueden liberarnos de padecimientos que a largo plazo pueden convertirse en enfermedades mortales.

En efecto, estos exámenes pueden realizarse tanto en centros públicos como privados (ISAPRE) y deben ser efectuados  por un médico capacitado según la edad y sexo del paciente. Las evaluaciones varían según el individuo, por ejemplo, en el caso de un paciente de sexo masculino de 50 años en adelante,  es recomendable que se realice evaluaciones anuales de antígeno prostático, un examen que busca prevenir el cáncer de próstata y que en un hombre más joven no es necesario se los realice con tal periodicidad.

Es recomendable que los EMPA se realicen de forma regular a partir de los 40 años para la población masculina y desde los 50 años para la población femenina, sin embargo, para este último grupo se recomienda iniciar exámenes ginecológicos, incluyendo Papanicolaou y Mamografía una vez iniciadas las relaciones sexuales.

 

Relación entre los EMPA y la Enfermedad Renal Crónica (ERC)

Cuando se llega al estado de adultez, entre las recomendaciones para mantener un estado de salud óptimo, se encuentra la realización periódica de exámenes preventivos que nos permitan conocer a fondo el funcionamiento de nuestro cuerpo y tomar medidas en caso de que sea necesario.

La ERC es un padecimiento que afecta el organismo de forma progresiva y cuyos principales detonantes son padecimientos fácilmente detectables a través de los exámenes de medicina preventiva adulta.

Males como la hipertensión arterial, la diabetes, los cálculos renales e incluso las anomalías congénitas,  son responsables a largo plazo -y sin un correcto tratamiento-  de la Enfermedad Renal Crónica

Llevar un control regular del funcionamiento de tu organismo, así como el control de las enfermedades que colaboran con la aparición de la ERC, puede retrasar e incluso prevenir este padecimiento que hoy en día afecta a aproximadamente 18.688 pacientes en Chile.

Acudir regularmente a un médico de confianza,  puede ayudar a detectar a tiempo inconvenientes que a la larga pueden llevar a padecer los síntomas que preceden a la Enfermedad Renal Crónica y otras enfermedades graves.