03 de Abril de 2010 4391 Visitas

La mitad de los estadounidenses en espera de un riñón fallecerá antes de recibirlo

La tasa de mortalidad es aún mayor en el caso de la población negra y de los mayores de 70 años

En Estados Unidos, el 46% de los pacientes mayores de 60 años en la lista de espera para recibir un trasplante de riñón morirán antes de que llegue el órgano de un donante fallecido, según concluye un estudio de la Universidad de Florida en Gainesville (Estados Unidos) y publicado en la edición digital de la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology (doi:10.2215/CJN.01280209).

En palabras de la Dra. Jesse D. Schold, directora de la investigación, “nuestros resultados enfatizan la necesidad particular de considerar la donación en vivo como un recurso alternativo para algunos pacientes de más edad o alternativamente la importancia crítica de dar los pasos para recibir un trasplante de un donante fallecido lo más pronto posible”. Los investigadores analizaron datos de cerca de 55.000 pacientes de más de 60 años que estaban en la lista de espera en Estados Unidos para recibir un trasplante de riñón entre 1995 y 2007. Las estimaciones sugieren que el 46% de los pacientes de la lista de espera en el periodo 2006-2007 morirían antes de recibir un trasplante de un donante fallecido. Es más; ciertos grupos se encontraban en un riesgo de mortalidad mayor antes de adquirir el órgano, caso de la población de raza negra y de los pacientes de 70 o más años. Los factores médicos como el tipo de sangre y estar en diálisis en el momento de pasar a la lista también afectaban al riesgo.

El estudio descubrió amplias variaciones entre las diferentes regiones para los trasplantes. Mientras las tasas de donantes sigan estables, la necesidad de trasplante renal es creciente, lo que conduce a mayores tiempos de espera y a mayores tasas de mortalidad en la lista de pacientes que requieren un trasplante. Como apunta la Dra. Schold, “hemos alcanzado un punto importante en el que cerca de la mitad de las personas de más edad recién incorporadas a la lista de espera no sobrevivirán el intervalo necesario para recibir un trasplante de un donante fallecido”.

Los resultados ayudarán a proporcionar a los pacientes información específica sobre las posibilidades de recibir un trasplante según factores como la edad, la raza y la región del trasplante, además de su estado médico. “Los pacientes y sus cuidadores deberían conocer sus circunstancias específicas en el proceso de toma de decisiones”, concluyen los autores.

 

Fuente: Jano.es

Buscador

 

Próximos Eventos