Trasplante de riñón

Al paciente con insuficiencia renal terminal no siempre le resulta fácil decidir cuál es la mejor alternativa de tratamiento a su problema. La decisión depende de su estado de salud, estilo de vida y preferencias personales.

El trasplante de riñón consiste en la colocación de un riñón procedente de un donante sano a un paciente con insuficiencia renal. Este riñón único suple todo el trabajo que los dos riñones insuficientes no pueden realizar.

¿En qué consiste el Trasplante de riñón?

El cirujano sitúa el riñón del donante entre la parte superior del muslo y el abdomen del paciente receptor del mismo, y conecta la arteria y vena del nuevo riñón a una arteria y vena del paciente receptor. Los riñones enfermos se dejan en su lugar excepto si son causa de infección o de hipertensión arterial. La sangre fluye a través del nuevo riñón y produce la formación de orina de la misma forma que lo hacían los riñones ahora defectuosos cuando estaban sanos. Los riñones insuficientes se dejan en su lugar excepto si son causa de infección o de hipertensión arterial.

Preparación del Trasplante de riñón

El enfermo con insuficiencia renal puede recibir el riñón de un donante vivo (generalmente, un familiar) o de un donante cadáver recién fallecido. Es de suma importancia que exista compatibilidad entre el donante y el receptor para que el sistema inmunitario del receptor no rechace el nuevo riñón. El grado de compatibilidad se analiza mediante unas pruebas especiales de laboratorio.

rinon

Tiempo de espera

No se puede precisar el tiempo de espera para encontrar un riñón compatible, pues no hay suficiente número de donantes cadáveres para todas las personas que necesitan un trasplante. Es por este motivo que existen las listas de La operación quirúrgica suele durar entre 3 y 6 horas y la estancia hospitalaria posterior suele ser entre 1 y 2 semanas. A continuación, deben realizarse controles médicos periódicos.

Posibles complicaciones

El trasplante renal no siempre resulta una solución definitiva pues existe la posibilidad de que el organismo rechace el nuevo riñón, aunque exista una alto grado de compatibilidad. Por lo general, del 75 al 80 por ciento de los trasplantes procedentes de donantes cadáveres siguen funcionando al año de la operación. Los trasplantes procedentes de donantes vivos familiares del paciente suelen funcionar mejor que los trasplantes de donantes cadáveres debido normalmente a un mayor grado de compatibilidad. El paciente trasplantado debe ser medicado de por vida con fármacos inmunosupresores que contribuyen a evitar el rechazo del órgano. En ocasiones, este tipo de medicación no logra evitar el rechazo y el paciente debe volver a someterse a algún tipo de diálisis y a esperar probablemente otro trasplante.

El tratamiento con fármacos inmunosupresores conlleva a efectos secundarios. El más importante consiste en el debilitamiento del sistema inmunitario del trasplantado favoreciendo así el desarrollo de infecciones. Otros efectos secundarios son el aumento de peso, el desarrollo de acné o de vello facial y la acidez gástrica. Algunos de estos efectos pueden ser atenuados mediante cambios en la dieta (control de calorías consumidas) o con productos cosméticos.

Pros y contras del trasplante renal

Pros:

  • El nuevo riñón funciona como un riñón normal.
  • El paciente gana en calidad de vida pues no necesita someterse a diálisis y tiene menos restricciones dietéticas.

 

Contras:

  • Implica una operación quirúrgica importante.
  • Tiempo de espera hasta que aparece un donante compatible.
  • Siempre existe la posibilidad de que el trasplantado rechace el nuevo riñón, por tiempo que pase.
  • El trasplantado debe medicarse por el resto de su vida.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

logo

Sociedad Chilena de Nefrología
Bernarda Morín Nº 488, Piso 2
Teléfono (56 2) 2341 34 39
Providencia, Santiago - Chile